DeutschEnglishFrançaisEspañol中文
 

Quienes se dedican a preservar el patrimonio cultural buscan constantemente opciones óptimas para evitar la contaminación de los bienes culturales y artísticos incluso de manera preventiva¹.

Las vitrinas de museos modernas ofrecen una amplia protección ante los agentes contaminantes externos como las esporas, el polen, las partículas de polvo, el dióxido de azufre, el ozono, los óxidos de nitrógeno, las sustancias hidrocarbonadas, etc.

Sin embargo, las vitrinas ofrecen poca protección ante las fuentes de contaminación internas: por un lado, ante los vapores exhalados por el objeto²; por el otro, ante las emisiones contaminantes como los disolventes, los ácidos orgánicos, el formaldehído etc., los cuales se pueden liberar directamente a través de los materiales de construcción empleados en las vitrinas.

Mientras que las emisiones de contaminantes por parte del objeto expuesto son casi inevitables, es posible ejercer una influencia directa sobre los materiales de construcción empleados.

Cuando se pretende conseguir una tasa de intercambio de aire reducida para preservar el microclima, en el interior de la vitrina aumenta la concentración de contaminantes potenciales a partir de los materiales históricos del objeto y los materiales de construcción de las vitrinas modernas.

Las evaluaciones habituales de materiales de construcción de acuerdo con criterios toxicológicos, como p. ej. “sin formaldehído E1”, “Blue Angel”, “ZE-Zero Emission”, no resultan apropiadas a la hora de reflejar los requisitos específicos de los materiales de construcción de vitrinas, ya que se corresponden a unas condiciones generales completamente distintas.

Aunque los métodos analíticos y las pruebas indicadoras consolidados (p.ej. detector de fotoionización, Dräger-Biocheck, Oddy-Test, sensores de vidrio o Acid-Detecting Strips) son herramientas auxiliares demostradas, no se ciñen a los requisitos específicos, dado que no proporcionan resultados cuantificables ni calificables; no existen estándares obligatorios para museos.

¹ Cf. documento de Vantaa. Propuestas para una estrategia europea para la conservación preventiva en el marco del programa Raphael de la Comisión Europea, aprobado en Vantaa, Finlandia, en septiembre de 2000.

² Por vapores exhalados se entienden los contaminantes generados por el propio material del objeto o por los materiales añadidos en las tareas restauración o conservación y que han pasado a formar parte del objeto.

 

 

  • Las vitrinas de museos modernas solo protegen de los agentes contaminantes externos
  • Los agentes contaminantes internos, como p. ej. los procedentes de los materiales de fabricación de vitrinas, aumentan debido a un reducida tasa de intercambio de aire
  • Las etiquetas de identificación de materiales tales como „Sin formaldehído E1“, „Blue Angel“, „Ecotex- Standard“ o „ZE-Zero Emission“ no son adecuadas para la construcción de vitrinas de museos
  • Las evaluaciones habituales realizadas de acuerdo con el modelo AgBB no permiten reflejar situaciones microclimáticas con un intercambio de aire mínimo